Ir al contenido principal

Historia de dos


Ella toma el teléfono y marca su número, el de él. Entonces hablan. Ellos hablan por  minutos que se transforman en horas. Veintisiete veces amagan a terminar la conversación, pero no saben si decir adiós o hasta luego.
Se hieren. Con palabras, con silencios. Ella le reclama que la cuide. Entonces se alejan el uno del otro. No se piensan, hasta olvidarse que existe el otro.
Pero otra vez se aproximan para rozarse, para insultarse. Se escupen crueles palabras de amor, hasta que las lágrimas empapan sus almas, y nuevamente vuelven a la paz.
En la cama dibujan el contorno del ausente con su propio cuerpo, sumergiéndose en rincones imaginarios.
Se encuentran, entonces se huelen, se palpan y se suspiran dulzura al oído. Cumplen el deseo de dibujar el contorno del cuerpo del otro con el suyo. Hacen el amor con la mirada, con sus abrazos, con su cuerpo. Se pintan de colores. Se tocan, se besan. A veces se lamen y muerden. Se penetran  con el alma, con el cuerpo. Se embriagan del otro y de dudas. Se enamoran del pasado, entonces se reprochan, se insultan, se lloran, se critican, niegan la existencia del otro. Y no vuelven a hablar más.
Pero el amor reaparece en los rinconces de la ciudad. Entonces por teléfono se llenan de conversaciones placebo que no dicen ni adiós ni hasta luego.
Se aman y desaman quinientas veinticinco veces, como si fuera la primera vez. O como si fuera la última.

Comentarios

  1. Y quizás de eso se trata el amor, de diferir, de lo inestático, de ese fuego que viene después de la tormenta; es el condimento fundamental de una relación.

    ResponderEliminar
  2. hay un poema el 12 creo de Espantapájaros de Girondo que tiene mucho de este relato. Hermoso, Juliette Me en - can - tó!

    ResponderEliminar
  3. Lau, es probable. Hollywood nos vendió otra cosa, pero tanto no las vendió, que nos frustra que sea así.

    (sí, descubrí América, obvio)

    San! sí, acabo de releerlo. Hacía mucho-mucho que lo había leído, y no lo recordaba bien. Es lo mismo, buahhh!

    (Será que el amor siempre es más o menos lo mismo)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario