Ir al contenido principal

Palabras volcadas

Se me cayeron las palabras. No sé dónde están, las busco por todos lados y no las encuentro. En el colectivo, en mi escritorio, en un aula de la facultad, en el baño, en la computadora. Las busco entre mis viejos escritos, en antiguos blogs, entre mis libros predilectos. Busco cada una de mis palabras en diarios y cuadernos viejos, en boletos de colectivo, en tickets, en mis pensamientos. Y no sé dónde están. Paso horas buscándolas, hasta que mágicamente, sin proponérmelo, ellas aparecen. Y ahí están, fluyendo como el agua en una catarata sin descanso y con mucha prisa. Como bailarinas en su danza ensayada hasta el hartazgo, esas palabras se aparecen casi sin tocar mi puerta y encajan perfectamente con mis sentimientos.

Comentarios

  1. Pero se trata de una musa que no llega cuando hace falta?

    ResponderEliminar
  2. Puede ser una musa que llega pero no toma ninguna forma, o bien como dijiste vos, una musa que no llega cuando hace falta o

    ResponderEliminar
  3. Felicitaciones Juliette CLAP CLAP CLAP !! siempre digo que a mí las palabras se me escapan de las yemas de los dedos. Que se le va a hacer... Brotan como agüita del manantial. Obvio, te sigo!

    ResponderEliminar
  4. Se escapan de las yemas de los dedos. Es eso.

    ¡Gracias por tanto!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario